El CENTRO DE CONVIVENCIA es un modelo alternativo a lo que las residencias de las llamadas tercera edad están ofreciendo en nuestro país, y con el que se pretende encontrar soluciones basadas en el envejecimiento activo que sus protagonistas pudieran desarrollar con su intervención y participación, en aras de una convivencia y unas relaciones sociales hechas a medida de sus necesidades. No se trata de hacer frente solo a los problemas derivados de las patologías asociadas al envejecimiento, también, encontrar soluciones a los problemas afectivos derivados de la separación del sujeto con su entorno familiar y social, a la vez que, fomentar las relaciones sociales mediante la libre elección del entorno y de las amistades con las que alcanzar objetivos, continuar y compartir las actividades culturales, lúdicas, físicas, sociales e intelectuales que se pudieran estar haciendo o que pudieran fomentarse desde la propia organización y muy especialmente desde la propia convivencia organizada.

El objetivo, es pues, superar el concepto de Residencia como lugar donde "estar" y generalmente asociado a la pasividad y dependencia en la última etapa de la vida, por el de CENTRO DE CONVIVENCIA que queremos asociar al lugar del "ser", o donde se quiere "seguir siendo" mediante el ejercicio de continuar viviendo en el más amplio sentido de la frase, agotando y disfrutando de las oportunidades que aún se ponen a disposición de las personas mayores para poder seguir disfrutando de todas las opciones disponibles que nos da la vida, a la vez que nos preparamos para hacer frente a las etapas de dependencia total, con la ayuda de todas las personas y organizaciones implicadas.

Objetivo General 1: Crear un modelo de convivencia entre personas mayores, que libremente decidan envejecer en su propio entorno social y familiar, a la vez que ellas mismas sean protagonistas de su propia forma de envejecimiento, controlando la situación en la medida de sus deseos y posibilidades.

Objetivo General 2: Alcanzar un modelo de convivencia que a la vez que pueda adaptarse al progresivo envejecimiento físico y cognitivo de las personas, tenga presente sus propias necesidades afectivas, manteniéndolas en un entorno familiar y social favorable a sus deseos.

Objetivo General 3: Reducir nuestros gastos al vivir mancomunadamente, en previsión de un futuro incierto de las pensiones contributivas y defender un patrimonio que con tanto trabajo, esfuerzos y sacrificios nos costó conseguir.